10.8.17

ME CAGO EN CRISTOBAL COLON

No me banco el positivismo pelotudo de que todo va a estar bien, o de que si hacés tal cosa, y sólo tal cosa, te vas a sentir mejor.
No me banco que me quieran hacer creer que el mundo es rosa o que soy especial, PORQUE NO.
Creo que la gente que te ayuda a tomar decisiones de mierda por irreales, no lo hace con mala intención, pero de todas formas apuñala tu ego y tu fortaleza en el mismo momento en que te convence. Por ejemplo mi vieja: viajá, mirá con qué pocos recursos andaba Cristóbal Colón. Y así nomás, con una metáfora pelotuda me embarcó en una decisión muy arriesgada, porque yo soy medio pelotuda también, ojo, las cosas que son de a dos son de a dos. 
Y si, las personas que te invitan a "arriesgarte" son las que te están llevando al fracaso con papelería, folleto, folletín, pase por acá, sírvase un té, espere a ver cómo se va todo bien a la mierda.
Un jueves cobarde de enojo, tal vez, un poco más que mucho, tal vez. 
Pero después las decisiones de mierda se las fuma uno solo, ¿no? 

20.7.17

Otra revolución

¿Me queda tiempo en este espacio?
¿Esto sigue vivo? Si vivo yo... si me das más, si me das menos, si a veces, todavía, te extraño en el colectivo.
Una única certeza: hay algo decidido. Una única decisión: está resuelto dar pelea.
Si hablo de dar pelea hablo de una generalización. Si. Dar pelea a todo. Sino, no sigo viva, sino no seguís vivo, sino se muere todo a tu alrededor.
Porque si no abrís el pecho en dos con un grito que asuste a todo el barrio cada vez que ves una injusticia, si no despertás a las viejas conchetas de la siesta en un único salto porque mataron a otro pibe y no aguantás más, estás en el horno viejo, ESTÁS MUERTO VOS TAMBIÉN.
Dejarla correr y amar en libertad, en la máxima libertad que me pueda autoprocurar en el medio de un mundo que se las rebusca para encerrarme cada vez más. Esa puede ser otra resolución.
Otra revolución.

31.3.17

ENTONCES, GRACIAS...


Bueno, primero, gracias por venirme a buscar. Osea, por encontrarme sin buscarme en realidad, o por dejarte ver cuando yo te encontré o no sé, no me acuerdo bien cómo fue eso. Gracias por prometerme un mundo entero y después romper tu promesa. Porque el mundo siguió entero y siguió girando después de vos. 
Gracias por llevarme de vacaciones a la costa. Siempre pude volver en mi cabeza, ahora yo también manejo, me manejo, manejo mi vida, yo también puedo ir.
Gracias por mostrarme películas que cambiaron mi forma de ser. Gracias por cambiar mi forma de ser. Gracias por no aguantarte mi nueva y enorme forma de ser. Gracias. Me gusta mucho más cómo soy ahora, aunque vos no estés. Tal vez, incluso, me gusta más porque vos no estás.
Gracias por mostrarme nueva música que desconocía. Me reafirmé en el rock que amo. 
Gracias por decirme que el fútbol es un deporte de maricones. ¡Nunca me volvió a chupar tanto un huevo una opinión! 
Gracias por bancarme con la facultad. "Bancarme", qué se yo, bueno, ponele.
Gracias por borrarte cuando se murió mi viejo. Gracias por dejarme sola. 
Así le diste espacio a los que de verdad me querían y me querían acompañar. Gracias por decirme tantas veces que me querías. Aprendí que no todas las formas de querer están buenas y son sanas. Tal vez maduré un poco. Aprendí que me pueden mentir en la cara, che.
Gracias por decirme que no iba a estar bueno tener un gato, que me iba a atacar y esas cosas. Entiendo ahora, por vos, lo que es que nadie te quiera de verdad, o al menos no ser conciente de que alguien te quiere de verdad. Así vivías vos tu vida, así la seguís viviendo tal vez. Joya. Bien por vos. Yo quiero que me quieran y no me parece mal. Yo quiero ser conciente de que me quieren. Yo quiero agradecer día tras día que tengo amigos que me quieren un montón. Porque yo me lo gané!
Gracias por hacerme llorar tanto. No sabés con qué ganas me río ahora.
Gracias por quemarme la cabeza y hacerme sentir una mierda al punto de querer morirme. No sabés cómo disfruto ahora cada vez que doy un paso adelante. Cómo se me llenan los ojos de lágrimas de felicidad cuando veo a mis amigos reírse. Cuando apruebo una materia. Cuando me dan un beso en la boca y lleno de amor.
Gracias por ser distinto a todos: tu maldad no está en todos los genes.
Gracias por mostrarme cosas hermosas y hacerme feliz a veces. Gracias por romper todo en mil. Gracias por abandonarme, nunca estuve sola, siempre estuve conmigo.
Gracias por ser todo lo que quise ser y por ser también todo lo que no quiero ser. No me quiero parecer a vos. No quiero tener cerca gente como vos. Quiero gente que grite cuando coge, que llore tirada en el piso, que se recontra cague de risa a carcajadas bien fuerte en los bares, quiero gente que cante en la ducha, que baile en los recitales, que vaya a la cancha a ver el juego de maricones, que putee a la tele cuando está Macri. Si todo te da igual, sos como un comodín. Creo que eso fue todo.
Cambio lo que tuve por salud mental. 
https://www.youtube.com/watch?v=oAo8kAPqEao

9.11.16

En un tiro me preguntaron quién soy. Y me dieron ganas de poder responder a eso alguna vez. 
Con palabras claras, ser concreta: mirá, soy esto. 
Es que en definitiva, soy lo que podés ver si me mirás.
Lo que no aprendí en el colegio, me lo enseñó Barracas. Mi vieja me dio la vida. Y mi hermano me enseñó a vivirla. 
Mis viejos tuvieron dos hijos, pero yo tengo dos hermanos y no tengo papá.
Crecí chocando con todo y con todos: nunca fui igual. Por eso siempre reboté de acá para allá, porque siempre fui energía y energía soy hoy.
Enamorarme me llevó al cielo en segundos. 
Enamorarme me dolió tanto a veces
que no pude respirar. 
El cuerpo tembló, el mundo tembló, y no había nadie para pedir que me despierten cuando pase el temblor.
La gente se calló, los amigos se alejaron, los verdaderos amigos se quedaron. 
Soy la caminata por el barrio cuando vuelvo de la Boca. La que hace paradas técnicas, porque siempre se cruza a algún que otro conocido. 
Lo extraordinario me resbala y amo las pequeñeces: desde mi ventana se ve la luna. Mamá, desde mi nueva ventana se ve la luna. Mirá, mi gata se quedó dormida otra vez en esa posición tan graciosa. Otra vez me divierte lo mismo que ayer. 
Otra vez yo, yo en el espejo, ¿por qué tan zurda? ¿Por qué tan bostera? ¿Por qué tan rebuscada y sencilla? 
Soy la birra del martes porque el bar siempre está ahí y el amor es así. Soy la birra del desamor también, porque todo se festeja si están los pibes cerca. 
Soy la birra del momento, el cigarrillo del después. El mate en la mochila, la mochila de Callejeros, Callejeros en la piel, la piel que encierra al alma que se va a tomar el tren. 
El tren a Escalada, soy las ganas de ser.

26.4.16