11.11.17

LOS TIEMPOS DE NO DORMIR


Me subo al colectivo y saludo al chofer. De tanto saludarlo siempre, ya nos saludamos con un beso, e intercambiamos algunas palabras sobre si está bueno que sea viernes o que qué cagada que sea lunes, él me gasta si perdió Boca, y yo lo gasto si perdió River. Pero cuando le pregunté cómo andaba (viste esas preguntas que hacés así nomás por inercia casi como cuando a otro chofer le decís "hasta Patricios y Pinzon"), tardó en responder. Tardó un segundo más de lo que tarda cualquier respuesta automática normal. Tardó porque no coordinaba nada, porque tenía sueño. Entonces me contó que no durmió de los nervios, porque tenía que renovar el registro y le hacían muchas preguntas e incluso un análisis psicológico. Tenía miedo de no pasar, de eso depende su laburo. Al final pasó. Le dije que ya está, que se quede tranquilo, que esa noche durmiera bien, y que el psicólogo se lo pague la empresa por fumarse todo el día a los boludos que manejan como el culo, y que por eso a mí no me gusta manejar. Le sonreí, y seguí camino. A las pocas cuadras me senté. Pensaba en esos eternos trámites burocráticos de este bendito maldito sistema, que siempre amenazan con desarmarnos todos los planes. Pensaba en el sistema que no nos deja dormir.
Y ahí lo vi. Estacionado con las balizas sobre Patricios, el conductor de un taxi durmiendo adentro de su vehículo profundamente, como si no hubiera aguantado más, de repente, y se hubiera tenido que dormir obligado. "Seguro él tampoco durmió a la noche", pienso, e imagino las causas de sus nervios. Y reparo en las de los míos. Y en todas mis últimas noches de no dormir por ellos. Y en el sistema que se empeña en generarnos miedos y nervios que no nos dejen dormir. Para que al otro día, siempre, tardemos un poco más en responder.
Pero después me bajo del bondi y empiezo a patear rapidito, porque llego tarde a laburar.

2.11.17

LA ERA DE LOS PULSADORES


En los últimos meses adquirí dos pulsadores sobre los que es propicio reflexionar un jueves a las 7 de la mañana en el medio de un parcial domiciliario:
-Ambos llegaron luego de un asalto. ¿Mejor prevenir que curar o la era de las decisiones tomadas luego de los hechos?
-Prevención: ¿de verdad prevenís? ¿Qué prevenís? Si te vienen a robar, y lo tocás, va a venir la policía. Yo prefiero que me roben a tener cerca a uno de esos. El que te roba no tenés ni idea de si alguna vez mató a alguien o no. Del uniformado si, ya sabés, tenés la certeza: si no mató, encubrió al compañero que lo hizo, que es más o menos lo mismo.
-La espontaneidad: instantáneo. Tuqui, me están robando, tuqui, lo toco. Todo ya. Sin solución, porque te van a robar igual. 
-Tenerlo encima: este es mi favorito. El elemento placebo. "Tenelo siempre con vos", te dicen. "Tenelo ENCIMA" (KÉ?), "Ponelo en tu llavero". Mmm. La sensación de poder, de seguridad, de protección, que implica tener el chiche entre tus cosas. Para pensarlo.
-La seguridad: por último, la seguridad que te quieren hacer creer que tenés porque tenés el poder de llamar a la policía, o hacer sonar una alarma, cuando quieras. Seguridad sería educación para todos, ir a las bases de la delincuencia, ¿no? Podríamos trabajar en eso en vez de andar construyendo controles móviles mínimos inútiles absurdos por sobre todo, absurdos en el capitalismo.

1.10.17

Cuando tu enfermedad llegó, 
no hizo falta hacer un esfuerzo por agrandar mi corazón para cuidarte.
Es como si vos ya hubieras dedicado toda tu vida a ensancharlo para cuando llegara el momento.
Creo que las dos siempre lo supimos. 
Siempre juntas. Te extraño mucho.
Te prometo romperla en mil siempre.

5.9.17

Martes de conciencia social

USTEDES CONTRA NOSOTROS

Si los votás a ellos, te estás cagando con ganas en la lucha docente de mi vieja, buena mina, laburadora. Pero si vos ganás el doble y laburás la mitad, seguramente no te importe.
Si los votás sin informarte, mi hermano puede ser Santiago Maldonado. Tiene su edad. Y encima es zurdo y periodista. Un banquete para la policía.
Si los votás sin leer, llenás de nafta la traffic blanca que, cualquier día de estos, me chupa a la salida del trabajo. ¿Por qué? ¿Qué tiene que ver? Que el Estado ampara a la policía corrupta. Y la policía coopera con la violación a los derechos humanos que algunos llaman tan alegremente "trata de personas con fines de prostitución". Una mediación mínima. Una simple conexión. Si lo intentan verán que pensar no es tan difícil. Pero claro, el televisor...
Si estás con ellos, no sólo no estás conmigo, sino que estás contra mí. Y contra muchos otros. Porque te llenaron tanto el corazón de odio hacia quienes son diferentes, que ni se te cruza por la cabeza solidarizarte con ellos. No te olvides que en cualquier momento, podés estar del otro lado. Si seguís votando a un gobierno que te quiere empobrecer, seguramente lo estés pronto.
Si vas sin saber, elegís representantes que creen que lo mejor es que todos los días un pibe más caiga preso. No pensás, como pienso yo, afortunadísima por cierto, que todos los pibes deberían poder estar estudiando en mi hermosa Universidad. ¿De verdad querés que eso te represente? ¿No te da vergüenza?
Si vos no querés votar al kirchnerismo, perfecto. Lo aplaudo, lo celebro, en eso estamos de acuerdo. Pero tu futuro no es el súper clásico del domingo. Te invito a escuchar a todos los partidos que se postulan en octubre. Te invito a leer sus propuestas si es que podés dejar de leer por menos de una hora tus revistitas de moda y farándula. Incluso, tal vez, encuentres algo que represente más tus ideas. Eso espero. Porque si esto representa tus ideas, tu única neurona es nazi. Si ellos hablan y vos pensás igual, prestá atención, y con tu fortuna garpate el psicólogo. No estás bien.
Señora, si no entendió nada de todo lo leído anteriormente, y sigue defendiendo misóginos que el día de mañana pueden violar a sus hijas, o a policías enfermos que las pueden desaparecer, humildemente le recomiendo: a esa cabeza, menos tintura y más libros. Si sigue hablando sin saber y pensando sin leer, usted se convierte en el ciudadano más peligroso.
Y a los que no leyeron entero ni El principito y por ende, los van a seguir votando, un recordatorio: represión pidieron, represión tendrán. De cualquier lado eh, ojo.
A los que están un poco más lúcidos: paciencia, compañeros. Las revoluciones (no de alegría, sino de anarquía) importantes, son las que más cuestan. Nunca dejen de soñar con la sociedad justa que más de uno soñamos. Ellos no son más. Sólo están confundidos. Paciencia. Somos el motor de un porvenir igualitario. 

Devuelvanme a Santiago Maldonado.

10.8.17

ME CAGO EN CRISTOBAL COLON

No me banco el positivismo pelotudo de que todo va a estar bien, o de que si hacés tal cosa, y sólo tal cosa, te vas a sentir mejor.
No me banco que me quieran hacer creer que el mundo es rosa o que soy especial, PORQUE NO.
Creo que la gente que te ayuda a tomar decisiones de mierda por irreales, no lo hace con mala intención, pero de todas formas apuñala tu ego y tu fortaleza en el mismo momento en que te convence. Por ejemplo mi vieja: viajá, mirá con qué pocos recursos andaba Cristóbal Colón. Y así nomás, con una metáfora pelotuda me embarcó en una decisión muy arriesgada, porque yo soy medio pelotuda también, ojo, las cosas que son de a dos son de a dos. 
Y si, las personas que te invitan a "arriesgarte" son las que te están llevando al fracaso con papelería, folleto, folletín, pase por acá, sírvase un té, espere a ver cómo se va todo bien a la mierda.
Un jueves cobarde de enojo, tal vez, un poco más que mucho, tal vez. 
Pero después las decisiones de mierda se las fuma uno solo, ¿no?