5.8.12

Me mirás, como si esperaras algo más.
Sabés que pienso en decirte que tus brazos fueron el mejor refugio, 
sabés que contengo el "no te vayas" en los labios.
Sabés que se me está por escapar. 
Me mirás, como si quisieras indagar en mis ojos algo que mi boca jamás pronunció.
Pero nada cambió y lo que hasta ahora no dije, ya no voy a decirlo. 
Y te vas, todo es igual, el semáforo cambia de color y el mundo me da una nueva oportunidad. 
Pero no. No te corro. Porque nada cambió.